domingo, 16 de enero de 2011

Y hoy es cuando a mí me da por volver. Aunque ya volví a mi hace tiempo. Bueno, volví para volver a irme y para otra vez volver. No puedo evitarlo, no paro de hacerlo. Idas y venidas. Eso es lo que soy ahora. Pero soy eso ahora junto a personas que me consiguen sacar una sonrisa cuando las ganas no me llegan. Cuando las fuerzas desfallecen. Y que por muy mal que me sienta, esas personas me hacen sentir que tengo aunque sea una minima razón por la que seguir. Y no es minima, porque son muy grandes. Son quienes me han hecho ver que aunque haya perdido todo lo que tuve, y no pueda evitar echarlo de menos y perderme a menudo, ellas van a seguir ahí para encontrarme en el escondite más improbable, para sacarme una sonrisa porque perdí todo pero les gane a ellas, y eso es lo mejor que me podía haber pasado. Y a veces con eso me basta. Y me gustaría que no solo fuera a veces. Pero soy incapaz de evitarlo, de borrar ese a veces y convertirlo en un siempre. A veces creo que pido demasiado, que estoy pidiendo lograr mis sueños y a la vez tenerles a ellas junto a mí, y que no son compatibles. Que estoy pidiendo al tiempo que corra y que me pare en este mismo instante para quedarme junto a ellas sonriendo. Que a veces mis ansias de escapar me hacen no poder disfrutar este minuto, pero mi miedo a conseguirlo puede que ni siquiera me lleve a lograrlo. Y me paralizo. Porque no estoy segura de lo que quiero. Los sentimientos van de un lado a otro, se mezclan, y me confunden. Y yo ya no sé que hacer, no sé que paso dar. Y me guío por impulsos porque es la única manera que tengo para seguir. Pero unos impulsos que me están llevando al fondo del pozo porque no estoy logrando lo que quiero. Pero eso es lo peor, que no estoy segura de lo que quiero, de lo que ansío, pero sé que no es esto. O sí, a veces es exactamente esto lo que quiero para el resto de mis días. Otras veces es insuficiente. La rutina me ahoga y yo me enveneno entre tanta prisa. Me asfixia todo lo que esperan de mí, todo lo que se supone que yo tengo que hacer en este momento y aunque quiera, no estoy segura de hasta que punto quiero esto. Ni si me merece la pena hacerlo o es mejor dejarlo pasar. No lo sé, pero lo hago porque es lo que esperan de mí. Y lo espera quien no me importa que lo espere. Pero da igual, lo hago porque es más fácil seguir lo que me dicen que aclararme. Y necesitaría un único maldito segundo para decidir hacía donde quiero ir. Pero ese segundo no llega y este camino me lleva a un pozo del que yo no sé si voy a ser capaz de salir. Y me empiezo a ahogar entre tanto sufrimiento. Entre tanta confusión. Que yo no quiero esto pero tampoco sé que es lo que quiero. Dicen que yo ansío lo imposible, y quizás sea verdad. Quizás tenga sueños imposibles de cumplir y por eso esto me sabe a poco. Quizás es por eso por lo que esto no me basta ni nada de lo que veo ante mis ojos. Que solo me valen mis sueños para sentir que mi vida pueda llegar a merecer la pena. Que quizás sea por esto por lo que no me decido, porque nada puede llegar a ser como lo que yo ansío que sea. Y quizás sea verdad eso que se empeñan en repetirme, que estoy loca y que debo dejar de pensar en sueños que nunca se cumplirán, que lo imposible nunca llegará a ser posible. Pero es que yo no creo eso, yo no pienso como ellos. Es que ellos no saben que yo sin mis sueños no soy nada. Por mucho peligro que corra al querer seguir teniéndolos conmigo, si los pierdo me habré convertido en alguien que solo espera de la vida lo que los demás esperan de ella, me convertiré en otra persona que solo se limita a sobrevivir con lo que toca. Y yo, me niego. Prefiero perderme y tardar toda una vida en encontrarme por vivir un solo minuto lo que yo ansío, que sobrevivir con prisas, con rutina y sin razones ni sueños que te hagan vivir. Porque lo que no quiero es pararme un día a pensar y preguntarme porque estoy viviendo sino tengo nada que lograr. Al menos yo tengo esa meta de conseguir lo que quiero para permanecer aquí aunque no sepa ni lo que es. Y eso ya me empieza a ser suficiente. Suficiente de verdad. Suficiente todo el rato.

10 comentarios:

A.cid dijo...

Podría decirte algo que sonara inteligente, perspicaz y muy profundo. Podría decirte que sé qué decir, pero mentiría. Me muero y me quedo por aquí.
Un saludo y un placer que vuelvas.

Hey, Veró.o ! dijo...

Cliché total pero se me vino a la mente: no temas a avanzar lento, teme a no avanzar.
En una entrevista, un humorista dijo que la gente se engaña, como lo que no le gusta, soporta al jefe que odia y se acuesta con la mujer que no los calienta. Sólo tú puedes saber que quieres. Concentrate.
Miles de abrazos
veró.o

Susana dijo...

yo que llevo un año perdida en la bruma y no puedo ver el camino por el que avanzar... o por el que retroceder... he llegado a la conclusión de que saber lo que no se quiere... reduce mucho el listado de lo que pueder ser que se quiera... que querer algo que no puede ser... es también una de saber lo que se quiere... y que puede que lo que quiero no sea imposible... sino que puede que cambiando el enfoque vea más fácil como conseguir lo que quiero... lo que es cierto es que se puede vivir sin sueños... pero así la vida es infinitamente más triste... y hay que ser feliz... no dejes de soñar... pero no te encarceles con tus sueños...... Bienvenida al mundo!!

Dulce sonrisa dijo...

Me alera tanto que estés aquí de nuevo. Y, aunque la entrada es un poco caótica (normal al estar expresando tus sentimientos), entiendo cómo te sientes. Pero, ¿sabes lo que pasa? Que si vas poquito a poco, que si sueñas con confianza, todo se irá arreglando.
¿Medicina para todo? Un jarabe de optimismo :)

alvarodrv dijo...

"Dicen que yo ansío lo imposible, y quizás sea verdad."
A mí me pasa lo mismo. Cuando encuentres solución, compártela :)

enrojecerse dijo...

bienvenida de nuevo bonita :)

VANE Alive dijo...

Encantada de k vuelvas..y mas encantada aun,de que aunque aun no sepas exactamente que es lo que quieres.. empiezes a buscarlo,si o si!!!
Un abrazo



pd No te perderas....y vivirás ese minuto no.. esa vida que ansias

Srta.While dijo...

bienvenida, no sabes cuanto se te ha echado de menos por este mundillo de grandes escritores :)

Crêpes
rellenos de
sonrisas.

amelie dijo...

Me he sentido muy identificada, y no el "estoy identificada sin haber leido", realmente lo estoy, es como si hubieras plasmado todo aquello que no puedo soltar, se que está ahí pero no puedo expresarlo.
Gracias por pasar por mi blog, a mi esos comentarios tan "plásticos" me dan por los ovarios la verdad, y tenía que decirlo porque nadie te va a morder de todas formas.

Un beso :)

Montse Aparicio dijo...

Hoy te he encontrado casi por casualidad. Muchos estamos como tu, en una encruzijada de caminos donde solo uno es el que te llevará a cumplir tus sueños. No te equivoques y escoje el que más te tire! :)