martes, 2 de febrero de 2010

“ Sube, subete encima mío. Aplástame. Haz todo lo posible para que me caiga al pozo. Empújame. Incluso, te dejo derrotarme. No malgastaré mis fuerzas para impedirlo porque sé que acabaras consiguiéndolo. Y no me importa. No me importa caerme porque sé que soy capaz de volver a subir. Y no necesito ayuda. Ni a nadie. Ni siquiera necesito una cuerda a la que agarrarme. Podré subir solo. Escalaré si hace falta. También puedo quedarme allí una temporada y cuando crea que vuelvo a tener fuerzas, volver a intentarlo. Porque entonces lo conseguiré. ¿Qué? ¿Ya no te resulta tan divertido tirarme, verdad? Porque sabes que me levantaré, que escalaré, que tendré fuerzas... sabes que lo conseguiré. Y me veras vencer. Y a ti eso no te gusta. Es mas, lo detestas. Lo único que te interesa es pisotear a la gente. Lastima, que conmigo te haya salido mal. Que a mi me de igual caer si sé que soy capaz de levantarme. La pregunta es, ¿tu lo serías? Yo creo que no. Pero tranquilo, no soy tan rastrero como para ser yo quien te tire. Pero alguien al que le hayas causado daño, se vengará. Y algún día caerás. Y quizás te quedes ahí para siempre. Porque has malgastado demasiadas fuerzas en tirarnos a los demás. Y nadie, nunca te dará la mano para ayudarte a salir. Ni siquiera un meñique. Mas bien, te volverán a empujar para derrotarte completamente. Has hecho demasiado daño. Y no podrás salir. No, no saldrás nunca de ahí. Lo siento, pero no podía mentirte. No me gustaba verte esa cara de felicidad sabiendo que algún día la vida se te va a caer encima. Ah, no te molestes en tirarme. No gastes tu fuerzas. Ya me tiro yo. Como si fuera una piscina ¿vale? Nos vemos dentro de un mes, o de dos. Porque no sé lo que tardaré en salir. Pero como lo haré estoy seguro de que nos volveremos a ver. Y bueno, si la vida te derrota antes de que yo consiga salir pues ya nos veremos al fondo del pozo. Pero no me pidas ayuda eh. Yo tampoco te la daré. ”

16 comentarios:

Nada mas importa dijo...

Excelente escrito!
Sarcasmos escritos con una claridad y una calidad increibles!

Me encanto!!!


Besos!

Jime dijo...

Suele pasar, no sé cómo es que existe gente así pero suele pasar!
Besito! Me encantó el sentmiento con el que escribes!

Melanie y Nicolás dijo...

Él es fuerte siempre, por eso superamos todo.
Muchas gracias por tus palabras(:
un beso

vuelo de hada... dijo...

Ay querida y es que hay de todo en la vida, me gustan tus escritos son teñidos con titan del alma.
Un abrazo fuerte

El Drac dijo...

precioso como siempre el relato y presiento que sólo le quiere dar un escarmiento al decirle esa mentira de que no lo va a yudar; ha dicho demasiado lo cual significa que tiene por el susodicho un gran, gran sentimiento. Un abrazo;)

Ana dijo...

Su gozo, y el de todos, en un pozo.

Un beso! =)

Solo quedan rosas marchitas dijo...

Muy bien escrito me encanta

Nalda dijo...

Siempre hay una mano amiga para ayudarte a salir del pozo...

Y claro que tienes que levantarte, las veces que haga falta. Sólo faltaba.

Un besiño

Tania dijo...

No importa que tan ondo hayas caido, lo importante es superarte y levantarte.

fabi. dijo...

hey!

me ha encantado!

muchos besos!!

χαμόγελα dijo...

desde hoyme declaro oficialmente fan incondicional de tus textos y de ti claro ;)
yo la verdad soy bastante vengativa y si alguien me tira yo lo tiro..
muá!

Marina dijo...

Realmente amo en la manera en que te expresas con estos escritos, logrando que el lector quiera leer aún más:)

Besos

Estefanía dijo...

Me encanto!
En especial el último parrafo!
Excelente :)

Angela dijo...

Hace tiempo que no me pasaba por tu blog, y si, la historia estuvo linda, con muchas cosas de provecho por sacarle, trataré de pasarme más seguido por aquí.
Saludos

Víctor dijo...

Me ha gustado mucho. Cargado de rabia, de fría sinceridad.. De venganza? No, bueno, me ha sonado más a "quiero que se haga justicia... Sé que se hará".

Sólo le veo un defecto a tu blog: la combinación de colores hace que me duelan los ojos cuando acabo de leer :/

Por lo demás, genial.!

Mirna dijo...

Dios mío, genial. Es como una venganza dulce, como pasar tras el telón para observar como la vida se cobra los daños hechos.
Me ha encantado.
Un besito desde Marte
Mirna