sábado, 9 de enero de 2010

18 de septiembre
Siento mis días de ausencia, pero es que he estado revoloteando de cama en cama. Y hoy por fin, he ido a parar a la mía. Aunque con un acompañante. Al que le he echado esta mañana sin dejarle desayunar. Las sabanas me huelen a él, y ni si quiera sé como se llama. Y no me gusta ese olor. Por lo que las he metido a la lavadora. Es la tercera vez y aun no se ha quitado. Lo he estado pensando y no voy a engañarte... No puedo soportar ese olor porque es el mismo que el de su colonia. Y claro... recordarle me produce un dolor insoportable. Por lo que hoy, creo que me pondré el vestido mas corto que tengo. Uno negro. Los tacones mas altos. Y saldré a comerme la noche. Voy a encontrar otro tipo y le voy a meter entre las mismas sabanas. Y así, se ira su olor. Es lo mismo que hice cuando lo dejamos.
¿Te he contado como nos conocimos? No, creo que no. No fue como con todos los demás, nuestra relación no empezó con una loche loca. Aunque si a la noche y en una discoteca. Nos presento una amiga mía, pero él solo era el amigo con el que yo pretendía enrollarme. Pero no lo hice. Porque su mirada cautivo a la mía. Y estuvimos toda la noche hablando de nada y de todo. Ya sé que puede parecerte que no fue una gran primera cita. Pero para mí fue la mejor. Me demostró que no solo le interesaba mi cuerpo, que yo también era importante. Y eso era la primera vez que me ocurría.
Me esta empezando a doler el corazón... joder, yo le quise tanto, y le puse los cuernos. Y él se vengo poniéndomelos. Y nuestra relación acabo por destrozarse entre tanta venganza. Y me arrepiento. Pero sé que no puedo volver atrás. Y duele, me duele saber que él ahora ha vuelto a encontrar el amor. Y que los besos que me daba, esos en los que no solo había pasión, ahora le pertenecen a ella. A la que siempre me ha odiado, desde chiquitita. Y con toda la razón. Ella es buena, y yo solo soy una mentirosa. Una mentirosa que encima se droga. Que traiciona. Alguien que jamás ha querido a nadie. Excepto a él, claro. El fue la gran excepción de mi vida. Pero lo estropee todo. Y el me dijo que después de lo que le hice dudaba de mis te quieros susurrados al oído. Cuando pronuncio aquellas palabras, mi mundo cayo aun mas al fondo. Fueron las peores palabras que podía haberme dicho. Porque no era cierto. Por una vez yo decía la verdad. Es entonces cuando me di cuenta en lo que me había convertido. Y me odie a mi misma. Pero no intente cambiar. Porque no me merecía la pena. Ya que él no iba a verlo.
Estoy apunto de explotar, así que antes de que eso ocurra, me voy. Voy a hacer lo que antes mencione. Y quizás vuelva a perderme otros cuantos días entre sabanas ajenas.

18 comentarios:

χαμόγελα dijo...

seguro que encontrara otra vez a alguien especial y esta vez no la cagara :)

Amanda dijo...

que buena aunque dura historia... pero de todo se aprende, seguro que no volverá a tropezar en la misma piedra :)

X dijo...

Quizá para volver a encontrarlo hay que hacer lo de aquella primera noche...

Eme. dijo...

Si tanto le quería ¿por qué le puso los cuernos?

♥ Anabel ♥ Salvando a Julieta dijo...

En cuanto empiece a confiar en ella y a quererse un poquito seguro que encuentra a alguien capaz de amarla sin remedio :)

ChicaGuau dijo...

Que bonita historia.. :)
¡Un besazo!

Ana dijo...

De los errores se aprende, así que, cuando el amor llegue de nuevo, no volverá a verlo partir =)

Un beso!

Jime dijo...

Bueno.. la aceptación es el primer paso... Pero eso de no cambiar poeque él no lo verá no me parece.. supongo que alguien lo verá no?

Vero dijo...

Si cambias a mejor, tal vez (pero solo tal vez), encuentres a otro y sepas estar con el. Asi jamas tendras que borrar su olor de las sabanas.

Un beso :)

annie♥ dijo...

bueno yo creo que ella se sentia decepcionada y desdichada y luego llega el y la hace sentir importante entonces ella que no se quiere, repele el sentimiento de los dos no lo acepta y actua poniendole los cuernos.

annie♥

Nalda dijo...

Quizás lo mejor sea que navegue en sábanas ajenas para evitar fragancias en las suyas.

Abrazos

Paula dijo...

que bonita aunque dolorosa historia,
me siento identificada
bsos!

Mer Strawberry. dijo...

Cada dia te luces mas! :)
Bravo, me encanta.

Un beso enormeeeeeee.

Marina dijo...

Realmente hay algo que no entendio..
Porque si tanto lo quería, si tanto había cautivado su corazón, ¿porque le metio los cuernos?

enrojecerse dijo...

tienes una pequeña razón para sonreir y para no dejar de escribir nunca en mi blog:) mil besos!

Melanie y Nicolás dijo...

Excelente, a veces te pueden querer con el alma pero con un poquito de desconfianza se llega a cosas asi, quizas porque no se sabe realmente lo que se tiene hasta que se pierde, arruinandolo todo.
yo sí lo entendí. y te felicito!
saludos (:

M with G dijo...

Tienes una pequeña sorpresa en forma de premio en nuestros blog :)
muaaa.

Emi dijo...

me encanto la historia que escribiste. ella siempre hacia lo mismo hasta que lo conoce a él, lo pierde y cuando sucede esto. se da cuenta de lo tanto que lo apreciaba en verdad (L. seguramente con el tiempo encontrara a alguien más y esta vez no lo deje ir como aquel hombre que su colonia quedo en sus sabanas por más de que hallan sido lavadas.

beso grande!!